sábado, 11 de febrero de 2012

LA IGLESIA ROMÁNICA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN. DURATÓN. SEGOVIA


Muy cerca de Sepúlveda (Segovia) se encuentra una pequeña iglesia románica llena de encanto. Está a las afueras del pueblo de Duratón, junto a un río con pequeño puente romano-medieval.



Al llegar a ella nos llama la atención su típico pórtico. Este tipo de construcciones son habituales en toda la zona de Segovia y Soria y se han puesto en relación con lugares de reunión del concejo, modo de ayuntamiento medieval que en toda esta zona tuvo gran importancia pues se trata de una zona de repoblación creada por Fernando I y Alfonso VI (Fuero de Sepúlveda), que concede exenciones fiscales a los pueblos que se creen en un lugar tan peligroso, frontera entre musulmanes y cristianos durante todo el siglo XI. (Estos pórticos tienen una larga historia y comenzarían en lo asturiano, San Salvador de Valdediós, para pasar al mozárabe, San Miguel de Escalada). Para saber más sobre este tema del pórtico románico se puede consultar este artículo del blog

 La iglesia se convierte así en el núcleo de reunión de diversas poblaciones (las famosas villa y tierra), uniendo lo religioso y político, como es habitual en el arte románico.

Acróbata

Aquí, sin embargo, no encontraremos dos poderes típicos de la época, como el noble o el abad, sino comunidades libres que se organizan en torno a unas leyes generales o fuero y se vinculan con la monarquía (lo cual cada vez será la forma más habitual en la segunda mitad de la Reconquista).

Unas poblaciones colocadas en plena extremadura cristiana que han de producir pero también defenderse los los azarosos ataques musulmanes.
No es por eso extraño la insistencia en el tema de la lucha en alguno de sus relieves pues, como ya comentamos aquí, se trata de una demonización del enemigo (el musulmán) que se convierte una y otra vez en monstruo al que hay que derrotar




 En cuanto a la iglesia esta sólo consta de una nave (cubierta de madera para aligerar pesos) y un solo ábside que ya se cubre por medio de arcaicos nervios. Esta característica (junto a algunos detalles de ornamentación como la puerta polilobulada o las formas vegetales) nos hablan de un edificio tardorrománico (finales del XII o principios del XIII)


Sin embargo, lo más notable de la iglesia son sus relieves, tanto por calidad estética como por variedad iconográfica.

Centauro

Su estilo tiene recuerdos de las breves incisiones (casi caligráficas) de los primeros capiteles de Silos, aunque los contornos se realicen de una forma contundente y poderosa. Encontramos también ciertos plegados, flor (rosetas) que nos acercan al estilo del maestro Fruchel que trabajara en Segovia.

Arpías
.


Sirena
.


Camello


¿Basilisco?

En cuanto a la iconografía nos encontramos con algunos episodios llenos de referencias apócrifas (como el Nacimiento de Cristo), escenas de luchas entre caballeros (que recuerdan a otras en tierras sorianas), escenas agrícolas (a modo de calendario agrícola o mensario) y un amplísimo bestiario medieval en que vemos aparecer camellos, grifos, arpías, tanto en capiteles como en canecillos (lo que es bastante habitual en toda la tierra segoviana, como San Millán, San Miguel, Sepúlveda, El Olmo…)

Cosecha (¿Mes de Julio?)

Vendimia (septiembre)

Lucha de caballeros

Representación del clero

Natividad de Cristo

Como también es habitual en el románico, el miedo a través del monstruo está presente





Para saber más y ver más fotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario