miércoles, 12 de diciembre de 2012

RUTAS POR SEVILLA (4) DE LA MAGDALENA A A SAN ANDRÉS

Nuestra ruta comienza en un lugar que ya conocimos en la número 1, la Iglesia de la Magdalena, para tomar la calle San Eloy (en su trasera), un a estrecha calle llena de buenos lugares para comer que seguiremos hasta encontrarnos con la calle del Silencio, en donde se encuentra una pequeña capilla que guarda uno de los grandes protagonistas de la Madrugá.


UN MAPA PARA ORIENTASE 
(SÍMBOLOS MORADOS)


Ver PASEOS POR SEVILLA en un mapa más grande
.
Se trata de la iglesia de San Antonio Abad, fruto de la unión de un antiguo hospital (que mantiene un bellísimo compás) y la capilla de Jesús Nazareno en donde se encuentra un famoso nazareno de Ocampo que, como particularidad, lleva la cruz al revés, agarrándola suavemente por delante
 La talla es magnífica y aún más toda la cofradía, una de las más antiguas e importantes de toda Sevilla y en la que participaron artistas (Montañés, Mesa) y literatos (Mateo Alemán fue su hermano Mayor), junto a gran parte de la nobleza de la ciudad.

Junto a ella, en la calle Alfonso XIII, no tendremos que andar demasiado  para encontrarnos con la iglesia de San Gregorio Magno, una edificación bastante insulsa al exterior pero con dos joyas barrocas: un Cristo muerto atribuido a Juan de Mesa (del que ya hablamos aquí)


Y una curiosa figura alegórica de Quirós, el Triunfo de la Cruz sobre la muerte, llamada habitualmente la Canina

Siguiendo la calle Alfonso XIII desembocaremos en la popular (y tremendamente desfigurada) Plaza del Duque que muy pronto abandonaremos para buscar (a la izquierda) la plaza de Daoiz (otro lugar bien famoso por sus lugares de tapeo)
El resto del paseo nos perderemos en el laberinto de calles (mejor seguir el mapa) para llegar a la iglesia de San Andrés.

 Uno de esos lugares exquisitos de Sevilla con una plazuela llena de naranjos, con la terraza de los Azahares (fabulosa la tortilla y el lomo al güisqui).
Se trata de una iglesia gótica mudéjar (de aquellas de tiempo alfonsino) de bellas portadas y amplio interior.

En su interior se salvaguarda el paso de Santa Marta, obra magna de unos de los imagineros modernos con más nombre, Ortega Bru, que retrató a su bellísima mujer en la Verónica.

En esta iglesia fue enterrado el pintor barroco: Valdés Leal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario