sábado, 1 de diciembre de 2012

BORROMINI. Giulio Carlo Argan


Bien es sabido que, ya desde su propia época, Bernini siempre ha sido el preferido por el público general. Tal vez por sus producciones gigantescas que rápidamente se convirtieron en lugares simbólicos tanto religiosos (Vaticano) como civiles (Plaza de Popolo). Por su retórica fácil (que no facilona), simple y espectacular, de una asimilación sencilla (al menos sus grandes temas) y fuerte sentido propagandístico
Esta situación perduró en el tiempo, y tanto las influencias como la posterior bibliografía siempre ha estado a favor de Bernini.
Sin embargo no somos pocos los que consideramos a Borromini como el verdadero genio de la centuria, sólo comparable a Caravaggio o a Bernini escultor. Un genio difícil, no obstante, que necesita ojos y corazón más expertos, un mayor manejo de los temas y una mayor pausa a la hora de analizar.
Para ingresar en sus secretos, el mejor libro que he encontrado desde mis años de estudiante es este de Argan. Quizás porque el crítico fuera también difícil, no precisamente de masas, supo entrar en los resquicios de su arquitectura para desvelárnosla con verdadero magisterio.
Escasa en páginas (160) su análisis es verdaderamente interesante. Con pocos datos biográficos, Argan se interesa más por penetrar en la concepción del arquitecto y estudiar cómo es capaz de expresar el lado violento y oscuro que también tuvo el barroco.
El uso de la decoración, el espacio pulsante, su concepción anticlásica, sus devaneos goticistas, el culto al Miguel Ángel más manierista, su idea del edificio como un ente separado de lo real para convertirse en ser autónomo… Todos estos puntos y otros tantos de interés pasan por su pluma.
El volumen se completa con un ensayo de Rodríguez G. de Ceballos que rastrea la influencia (tardía pero sumamente fecunda) de lo borrominesco en nuestro país, especialmente detectable en el siglo XVIII.
                                                                                          

                     MÁS BIBLIOGRAFÍA DEL BARROCO
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario