jueves, 5 de diciembre de 2013

LA ESTATUA ECUESTRE DE FELIPE III


Hace un tiempo hablábamos de la estatua ecuestre de Felipe IV, iniciada (esbozos) por Giambologna, y realmente realizada por Pietro Tacca.
Hoy hablamos de otra realizada por los mismo autores, bastante anterior.
Se trata de la estatua ecuestre de Felipe III, actualmente en la Plaza Mayor.

Tanto sus trazas como la fundición de su bloque fue ejecutada por Giambologna (y en la misma línea en la que trabajó las estatuas ecuestres de los duquues de Toscana), y sólo los remates realizados por Pietro Tacca.
25 años separan las dos esculturas, viendo en ella el paso del manierismo (atemperado) de Felipe III, al barroco triunfante de la segunda.
Evidentemente lo primero que llama la atención es la distinta postura. Si Felipe IV aparece en postura de corveta, creando una gran diagonal, Felipe III aún mantiene un paso suave, sumamente elegante, heredado de Donatello y su Gatamelatta.




Felipe IV

Otro rasgo distintivo es una mayor elegancia a base de formas idealizadas, que tienden al alargamiento (aunque mucho menores de lo que realizaría en su Florencia natal, posiblemente para adaptarse a un ambiente, el español, mucho menos refinado que no aceptaría de buen grado las excentricidades mayores del manierismo).




Frente a él el Felipe IV y su caballo apuestan por el realismo, más típico del barroco.
Felipe IV

No hay comentarios:

Publicar un comentario