lunes, 9 de abril de 2012

LA LONJA DE LA SEDA. EL GÓTICO EN VALENCIA



Un auténtico palacio del comercio que constituye todo un himno a la pujanza de la valencia tardomedieval 
Montero Vallejo Historia del urbanismo en España, 1996

El siglo XV fue para Valencia el momento de esplendor (su Siglo de Oro) pero también el inicio de una larga decadencia de la que no se recobrará hasta bien entrado el XIX.
Su esplendor viene derivado de factores internos (su activo puerto, su agricultura de regadío entre los ríos Turia y Júcar, y sus excelentes manufacturas de raíz islámicas, como su cerámica de reflejo vidriado y sus sederías) y externos (la crisis) de Cataluña desde el XIV, enfrentada en numerosos conflictos sociales y políticos.
Sin embargo, la crisis llegaría desde Castilla y su descubrimiento de América que desplazaría las grandes rutas comerciales hacia el Atlántico mientras el Mediterráneo (cada vez más decadente) se llena de barcos piratas procedentes del norte de África.

En este periodo (que coincide con la escritura de Ausias March o la terminación de la Catedral) está plenamente simbolizado por esta magnífica lonja que culmina un modelo típicamente aragonés, y cuyos precedentes serían la de Barcelona y Palma de Mallorca. Un lugar de intercambios y contratos (la taula de cambis creada por Martin el Humano), con su anexo para el propio gobierno del gremio de la seda
Su arquitecto, Pedro Compte, sigue el modelo basilical con soportes adelgazados para la sala central (Sala de Contratación), a la que se adosa un patio con otra construcción en forma de L (en donde se situaba el Consulado del Mar y el gremio de sederos)
Al exterior mantiene un claro aspecto acastillado, coronados con almenas que se culminan con la corona del reino


En la zona del consulado se recurrió (en el piso superior) a un artesonado ya de trazas renacentistas, sobredorado.



Sin embargo, su lugar más sobresaliente es la sala de contratación, que casi levita sobre las seis columnas torsas y se remata en bóvedas de crucería de suave bicromía.

Sus famosas columnas torsas
 

 
El monumento posee toda un amplio catálogo de arcos y tracerías del gótico flamígero, exquisitas en su diseño
 
Arco conopial (bajo él otro carpanel)


Otra de las exquisiteces del monumento es su abundante decoración figurada en ménsulas, capiteles o gárgolas en donde vemos heráldica del Reino de Valencia


Y un curioso bestiario fantástico en donde el dragón (de raíces catalanas) se multiplica por todos los lugares






                  

                            TODOS NUESTROS POST SOBRE VALENCIA

Para saber más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)