sábado, 21 de julio de 2012

CEFALÚ: UN PARAÍSO DE PLAYAS, GEOLOGÍA Y CULTURA

 En el norte de la isla se encuentra un lugar paradisíaco que tiene para el turista unas posibilidades increíbles.

Evidentemente la mayoría buscan la playa, especialmente la que se extiende a los pies de la gran roca (céfalo en griego por su forma de cabeza; de ahí su nombre). Una larga franja arenosa llena de buenos ristorantes en donde comer (Y sin precios aún tan abusivos como en otros lugares de playa).

Sin embargo, el bañista también puede buscar una mayor tranquilidad e intimidad en las numerosas calas que se abren al lado contrario en donde la dificultad de acceder se ve compensada por la tranquilidad. Una costa recortada que hará la delicia también de los fotógrafos, especialmente al amanecer

Pero Cefalú no es sólo playas. El núcleo antiguo tiene todavía toda una herencia musulmana en su trazado que trepa por la montaña y ofrece, desde la distancia, una bellísima estampa.
En su interior, el viajero lógicamente buscará su basílica siculo normanda, muy semejante a la de Monreale (posiblmente superior en lo arquitectónico), aunque con menor riqueza de mosaicos (aunque sólo con la visión de los dispuestos en el presbiterio, no podremos sentirnos defraudados, sobre todo por su espléndido Pantocrator) y un pequeño pero interesantísimo claustro.






Ni su lapiaz en el mismo borde de la ciudad antigua. Una construcción caliza que ya explicamos aquí
.


























No hay comentarios:

Publicar un comentario