lunes, 2 de julio de 2012

PASEOS POR ROMA (3) Desde la Fontana de Trevi a los dos grandes barrocos: Bernini y Borromini


Después de comer y tras un buen gelato, tendremos que buscar la vía del tritone que tomaremos hacia la derecha hasta encontrarnos con la famosa Fontana de Tritone, una de las realizaciones de Bernini en donde un tritón apoyado en dos grandes conchas sopla una caracola por donde asciende el agua (La idea de las fuentes ornamentales que decoraron Roma fue del Papa Barberini - buscad sus famosas abejas-, que buscaba ornato pero también lujo, la de poseer la red de canalización de agua- gran parte de origen romano- mejor de toda Europa)

Desde alli tomaremos la Via Sixtina hacia la derecha para encontrarnos con tres monumentos imprescindibles de Roma. 
El primero será el Palazzo Barberini, arquitectura civil iniciada por Cortona y finalizada por Bernini (con la colaboración de Borromini al que debemos su espectacular escalera elíptica, según algunos) que rompe con la idea del palacio cerrado renacentista a otro abierto (en forma de U, con dos galerías laterales) que terminará influyendo en el Louvre o el Palacio Real de Madrid.
En su interior nos encontramos con una de las pinacotecas más espectaculares y selectas de toda Roma


A pequeño modo de ejemplo se encuentranen él la Fornarina de Rafael, espléndidos Caravaggios (Narciso o Judit y Holofernes), Holbein, Tiziano, Guido Reni, Lanfranco, El Greco, Bernini o los espectaculares frescos de Pietro da Cortona.


Siguiendo esta calle nos encontramos (a mi gusto) con las dos obras maestras del barroco.
Primero nos encontraremos con San Carlino de las Cuatro Fuentes de Borromini , de la que podéis saber mucho más de su fachada aquí, y de su interior, aquí.
Desde este punto arranca, además, nuestra cuarta ruta






Apenas un minuto doblando a la derecha por la Via Quirinale nos encontraremos con San Andrea del Quirinal de Bernini, de la que también podréis encontrar un amplio análisis aquí



Y después de este festín artístico, lo único que nos queda es acercarnos a la plaza del Quirinal, una de las antiguas siete colinas de Roma. El Palacio es una obra un tanto desvirtuada por las continuas reformas y en la actualidad es la sede de la presidencia italiana.
Desde allí las vistas son espléndidas y existe un parque en un lateral que bien nos puede servir para descansar hasta nuestra siguiente etapa.

            TODOS NUESTROS PASEOS POR ROMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario