sábado, 22 de septiembre de 2018

ÁNIMA MUNDI. R

¿Acaso es el famoso Ramón Rodriguez que cortó el rabo al perro de San Roque?
¿O será mujer?
¿O ente de pura ficción?

Poco se sabe de este famoso R mAs que es un bufón que a nadie contenta y todos molesta.
Tal vez relacionado con círculos de poder (en un momento se habló de un abogado famoso) pero en la actualidad tan refractario a ellos que (se cuenta) que antes de empezar los consejos de ministros y administración, empleados de la Moncloa y las grandes multinaciones contratan empresas especializadas en buscar gente por debajo de la mesa y en los huecos de las sillaS.
Tan sólo su R final y su errata (H)ortográfica nos son conocidas.
El resto puras elucubraciones, aunque algunos han llegado a pensar en un heterónimo ora de Solsona el Malo, ora Lucas Corralejo, ora (incluso, pro nobis) de Solsona la Buena (aunque esto es más improbable, ella que nunca dejó pasar por alto ni un acento en sus acciones Poliéticas pero se parecen tanto a su Manual de Futuras instrucciones).
No es de izquierdas ni de derechas, a los dos fustiga por igual, tanto a los biempensantes como a los del lenguaje biempensado. Un anarquista a lo Valle Inclán (pero sin estatua en Recoletos y esperemos que con sus dos brazos útiles), un Dadá del XXI, un hijo maldito hasta de sí mismo que busca el escándalo publicando estos comentarios en las redes que siempre utilizan (para descartar el resto de su pensamiento) el partido o ideología contrario al atacado que acumula denuncias (puestas contra un sólo letra, algo tan absurdo y maravilloso como si estuvieran puestas por él mismo), adhesiones (aunque siempre momentáneas) y sobre todo insultos que (dicen) está acumulando y reorganizando para publicar un gigantesco diccionario de improperios y otras formas de miseria humana que querría publicar en el Hola y (simultáneamente) en el Financial Times.
Ese es R. Un verdadero hijo de puta que cada vez es más necesario en nuestra sociedad de lo políticamente correcto (uno de sus temas recurrentes), de imágenes especulares y otras tantas falacias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)