lunes, 6 de febrero de 2012

HA MUERTO TÁPIES Y CON ÉL SE MARCHA UNA PARTE DE NOSOTROS




























Acabo de escucharlo por la radio. Tápies ha muerto a los 88 años, y no he podido evitarlo: se me ha encogido el corazón.
Pues no sólo se va uno de los grandes del arte universal, junto a Chillida y Barceló lo mejor de finales del siglo; se me va una pequeña parte de mi vida, de los dos años que pasé investigando su obra, de las tardes eternas en el Reina, en el Museo de Arte Abstracto de Cuenca o en su propia fundación maravillado ante sus muros, ante sus pilas de platos sucios, sus armarios terribles, la suavidad eterna de sus barnices, la alegría infantil de sus polvos de mármol en donde su mano hacía dibujos cuando aún parecían chocolate tierno.
Me acordé de eso y de sus obras en forma de pie, de unos lazos rosas sobre una alambrada, de su terrible sábana de enfermo sobre un bastidor.
Y pensé en su compromiso político, pero también estético, y sobre todo espiritual que consiguió unir en su obra marxismo, tao y expresionismo abstracto; arte povera y apuesta por la democracia; batalla sobre el cuadro pero también pureza mínima.
Recordé todo esto y, en silencio, despacio, le di las gracias a su memoria, pues fue él quien me enseñó a ver el arte contemporáneo.
Lo recuerdo perfectamente. Era el Reina Sofía; era tercero de Magisterio. Uno de los más magníficos profesores de arte que he conocido (que también perdimos, cuánto nos enseñaste, Manolo!) nos llevó a una exposición de arte contemporáneo español y, mientras muchos se fascinaron con Antonio López, yo supe lo maravilloso que era el arte contemporáneo ante un muro suyo, rosa, magnífico, que me dejó días fascinado y me decidió definitivamente para estudiar Historia del Arte.
Por eso, por todo lo que me fuiste enseñando sobre el arte y el hombre, por las miradas nuevas que me diste ante las cosas. Por todo eso, por todos los momentos de gloria que he pasado viendo tus cuadros, estudiándolos, sintiéndolos, explicándolos más tarde a mis alumnos un tanto excépticos...

MUCHAS GRACIAS, ANTONI TÁPIES, SIN CONOCERTE EN PERSONA HAS SIDO UNO DE MIS GRANDES MAESTROS.


2 comentarios:

  1. Precioso y sentido homenaje, maravillosa explicación de lo que puede ser y transmitir el arte no figurativo.
    Gracias, Vicente.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  2. Gran homenaje el tuyo, Vicente. Sin duda, uno de los grandes del siglo XX; junto a Picasso, el que más ayudó a modernizar y traer las tendencias internacionales de pintura a España. Descanse en paz. Abrazos.

    ResponderEliminar