viernes, 2 de marzo de 2012

La Torre Telefónica de Calatrava en Montjuic. Barcelona



A mi particularmente me parece, junto a la ciudad de las Artes de Valencia, una de las obras más señeras del arquitecto, especialmente porque elude uno de sus principales problemas, el espacio interior, que nunca llega a estar conseguido del todo.
Y me gusta por su carácter expresionista que le da un equilibrio inestable tanto en su estructura general (al hacernos creer que se encuentra apoyado en el escaso punto de la base blanca, cuando en realidad se trata de un juego de fuerzas contrarias gracias a las diagonales) como en la estructura de la antena, que de nuevo vuelve a "suspender" en el aire.



Me gusta por su juegos de metáforas visuales, de sugestiones como ya vimos en Gaudí, que a la vez es abstracto y recuerda a una llama olímpica, al arco tensado que se dispone a lanzar una flecha...




Me gusta por su simbolismo pero también por su imaginabilidad, una de las grandes conquistas de Calatrava. Una imagen sugerente y potente en su aparente simplicidad que rápidamente se convirtió en símbolo (y curioso reloj solar) con su blanco resplandeciente sobre el azul de Barcelona


No hay comentarios:

Publicar un comentario