viernes, 9 de marzo de 2012

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE LA FACHADA DE SAN CARLINO DE LAS CUATRO FUENTES. BORROMINI



Su ordenación se realiza en dos pisos separados por una gruesa línea de imposta (remarcada por una balaustrada) y tres calles divididas por columnas de fuste liso apoyadas sobre basamento y coronadas por un fantasioso capitel. Se trata de un orden gigante que engloba dos pisos, utilizándose otras de proporción mucho menor para puertas y hornacinas, de la misma manera que Bernini haría en la muy cercana fachada de San Andrés. Rematando la fachada aparece una nueva cornisa con balaustrada en cuyo centro aparece un medallón elíptico cobijado bajo un arco conopial en forma de llama que reemplaza el habitual frontón triangular.
En un nivel superior se encuentra la torre lateral del chaflán (con dobles columnas) y la linterna de la cúpula que prolongan aún más las sensaciones de verticalidad y ascensionalidad del resto de la fachada Para los vanos se utiliza la forma adintelada, tan sólo apareciendo en el chaflán un arco de medio punto.


La decoración se reduce, principalmente, a una estatua de San Carlo Borromeo en la zona central, dos esculturas de ángeles que sostienen el medallón central y relieves en las laterales, siendo verdaderamente lo estructural y sus ritmos lo que predomina (columnas, hornacinas, entablamentos...).






La luz juega un importante papel expresivo. Borromini busca sus efectos por medio de una doble articulación del muro: despegando del plano principal de la fachada algunos elementos (columnas, templete, balaustrada) sobre los que incide intensamente la luz y rehundiendo otras (muros cóncavos, hornacinas), creando con ellos un fuerte claroscuro que contrasta con las zonas anteriores y acentúa las sensaciones de movimiento y tridimensionalidad, como si se tratara de una escultura.( En la zona baja, el muro de las calles laterales es cóncavo, mientras que la zona central es convexa, consiguiendo de esta manera un movimiento ondulante que se prolonga en la zona superior en cuya parte central, un templete elíptico genera, sobre un muro cóncavo, una sensación convexa. El ritmo se continua en los muros, también alabeados, de la linterna).




En cuanto a la información que recibimos del interior nos encontramos con una verdadera fachada telón, ya que su disposición en tres calles no se corresponde a la planta oval interna de la que sólo podemos ver la linterna.
Su relación con el entorno es sumamente novedosa pues, además de tener que adaptarse a una forma irregular (chaflán que aprovecha para colocar una torre, remarcando así su visión lateral), la estrechez de la calle hace aún más espectacular su sensación de movimiento y ascensionalidad, convirtiéndose en un verdadero reclamo para el paseante, cumpliendo de esta manera con uno de los principales intereses de la época barroca, atraer a través de los sentidos al fiel, procurando realizar sobre él una fuerte sugestión.


COMENTARIO.
Borromini consigue en esta obra una de las composiciones arquitectónicas más significativas del arte barroco, caracterizada por su expresividad y movimiento que logra a través de la luz, la línea curva y el uso imaginativo de las estructuras clásicas.
Todos estos medios le sirven como instrumentos para la expresión de una religiosidad exacerbada y emocional que busca el convencimiento del espectador a través de los sentidos y los sentimientos antes que por medio de la razón. En ello, Borromini se nos muestra como un típico autor barroco católico, interesado por impactar al fiel envolviéndole en un escenario dinámico y fuertemente expresivo (espacio pulsante) que podría tener su parangón en muchas de las representaciones de éxtasis que pueblan cuadros y esculturas. Es una búsqueda de un espacio emotivo que, pese a lo reducido de sus proporciones, logre transmitir un estado de agitación y fervor al contemplador, incitándole a la piedad y la vivencia de la experiencia religiosa cargada de emotividad y sentimiento subjetivo., siguiendo así las ideas aparecidas en el Concilio de Trento






 Interior de San Carlino

Para este fin, el autor no duda en romper las reglas preestablecidas y romper el módulo en la utilización de los ordenes, abandonar el sentido plano de la fachada por otro tridimensional y curvilíneo o utilizar elementos no clásicos, como el arco conopial que sobrevuela la parte central de la fachada. La suya no es una visión purista de la arquitectura (como la de Bernini, en la que siempre existe una mayor contención clásica), poniendo los elementos en servicio de la expresión, no del orden o la belleza. En este sentido de desprecio a las formas clásicas a favor de los sentimientos, algunos autores le han llegado a comparar con Caravaggio en la pintura.
Sus influencias son múltiples, pudiéndose reconocer elementos lejanamente goticistas (arco conopial) unidos a otros del propio Miguel Ángel (orden gigante, doble módulo, dobles columnas) o simplemente clásicos (balaustrada, medallones...) que son readaptados para conseguir mayor expresión.
En España esta fachada influirá decisivamente en la de la Catedral de Valencia de Conrado Rudolf
En cuanto a sus influencias futuras nos volveremos a encontrar tanto el muro ondulado como esa actitud ecléctica y expresiva en Gaudí (modernismo, siglo XIX) con obras tan afamadas como su Pedrera o el Park Güell que abrirán toda una corriente expresionista de la arquitectura en el siglo XX denominada deconstrucción, una de cuyas obras más relevantes será el Museo Guggenheim de Bilbao (Gehry)



4 comentarios:

  1. Hola Vicente es muy interesante la información del blog, tengo una curiosisad, cuando expresas 'imposta', seria lo mismo decir cornisa volada?
    Saludos Martu

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta información me ha servido de gran ayuda!!
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  3. Adoro este blog! Aprendo muchísimo!
    Tengo una duda, cuales son las principales características que diferencian las iglesias Manieristas de las Barrocas? Entendiendo el Manierismo como la ruptura de lo clásico, cuales serían las principales diferencias, por ejemplo entre San Carlino y la Basílica de San Giorgio Maggiore?
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Adoro este blog! Aprendo muchísimo!
    Tengo una duda, cuales son las principales características que diferencian las iglesias Manieristas de las Barrocas? Entendiendo el Manierismo como la ruptura de lo clásico, cuales serían las principales diferencias, por ejemplo entre San Carlino y la Basílica de San Giorgio Maggiore?
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar