lunes, 5 de marzo de 2012

TEXTOS PARA ENTENDER EL BARROCO. EL ÉXTASIS MÍSTICO


Ya toda me entregué y dí,
y de tal suerte he trocado,
que mi Amado es para mí
y yo soy para mi Amado.
Cuando el dulce Cazador

me tiró y dejó herida,

en los brazos del amor

mi alma quedó rendida;

y, cobrando nueva vida,

de tal manera he trocado,

que mi Amado es para mí

y yo soy para mi Amado.
Hirióme con una flecha

enherbolada de amor,

y mi alma quedó hecha

una con su Criador;

Ya yo no quiero otro amor,

pues a mi Dios me he entregado,
y mi Amado es para mí
y yo soy para mi Amado.


Santa Teresa de Jesús


Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!,
pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
rompe la tela de este dulce encuentro
Sácame de aquesta muerte,
mi Dios, y dame la vida;
no me tengas impedida
en este lazo tan fuerte;
mira que peno por verte,
y mi mal es tan entero,
que muero porque no muero
San Juan de la Cruz





Tal como el artista barroco lo interpreta, el amor divino tiene algo en común (al menos en sus manifestaciones externas) con su equivalente terrenal, y es consecuencia inevitable de ello que muchas representaciones de visiones extáticas sean más que sugestivas de una experiencia erótica sublimada (...)
(Sobre Bernini) todos los matices de la experiencia extática; la sensación mística de abandono del mundo, los estados alternos de placer y dolor, la expansión del yo que se produce en la unión con la divinidad

BARROCO , John Rupert Martin (Xarait Libros, Bilbao-1986)
http://www.revistacontratiempo.com.ar/martin.htm 
.


Hay una lujuria del dolor lo mismo que existe una lujuria del placer
Susana Fortes, Quattrocento, 2007
.




No hay comentarios:

Publicar un comentario