martes, 26 de junio de 2012

EL TESO DE SAN CRISTÓBAL. SALAMANCA ¿Un altar prehistórico?


A mitad de la geología y la prehistoria se encuentra un paraje sobrecogedor: El Teso de San Cristóbal, a unos cuatro kilómetros de Villarino (Salamanca).
.

Perteneciente a los Arribes del Duero se trata de la parte alta de una gran falla, cuya parte inferior aprovecha el Tormes en su camino hacia el Duero.
El paisaje es granítico, y en él podemos encontrar buenos ejemplos de berrocales y magníficas piedras caballeras en equilibrio inestable.
.

Berrocal

Piedra caballera
.
Pero lo que nos ocupa es su “posible” vinculación prehistórica, tal vez de la Edad del Hierro. Evidentemente los restos son tan pocos que las hipótesis son arriesgadas.

Nos referimos a un, tal vez, altar prehistórico al que se han tallado (modernamente) unas escaleras..

En él, y rodeado de una naturaleza salvaje, encontramos varias de esas rocas caballeras que, con un simple empuje, se mueven. Son las famosas pedras oscilantes de Galicia (en Fisterra hay una muy conocida), y que podían estar relacionadas a ciertos ritos de paso.
Junto a ellos encontramos cazoletas que tanto pueden ser naturales (por erosión química: taffoni) como ampliadas por la mano del hombre.


Cazoleta


Unas de ellas, con unas torpes escaleras de subida, se han interpretado como tronos, como lugares de poder, mientras que otras podrían haber sido utilizadas para sacrificios, como depósito de la sangre de los animales.

¿Trono?
Lo cierto es que el lugar ha sido sacralizado de forma ininterrumpida, con huellas de tumbas antropomorfas, ermitas y una plaza de toros rupestre que, ¿remitiría a cultos ancestrales al toro? Recordemos que nos encontramos en la tierra de los verracos.
.

y petroglifos
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario