viernes, 8 de junio de 2012

UNA RUTA DE TEMPLOS GRIEGOS POR SICILIA con sorpresa final


Sicilia, la Magna Grecia clásica, es uno de esos privilegios que puede encontrar el turista: encontrarse con templos griegos en un estado perfecto (aunque evidentemente fruto de fuertes intervenciones), en entornos mediterráneos idílicos o, incluso, resguardados de forma íntegra dentro de duomos.

Y es que no es ocioso recordar que fueron estas costas las primeras que recibieron la colonización griega, transformándose en polis de intensa vida económica y cultural, en ocasiones mayor que las de sus metrópolis madre.
Y dejémosnos de literatura y empecemos a visitarlas en un rápido itinerario que el viajero puede completar entrando a los enlaces en donde se explica con mayor profundidad sus características.



En Segesta, sin ninguna construcción a la vista, podemos encontrarnos con un templo arcaico verdaderamente espectacular.
.
























Desde su base, con un buen merendero con grandes sombras, sale un autobús que nos puede acercar a la zona alta para que podamos ver su ágora y su magnífico teatro con una perspectiva increíble.
.


Nuestra segunda parada será Selinunte para volver a encontrarnos con otro conjunto arqueológico con varios templos tanto arcaicos como helenísticos con un menor nivel de conservación pero aún así verdaderamente impresionante (Por cierto, si aprieta el calor y hay hambre, a pocos kilómetros se encuentra Marinella, un pueblecito de pescadores con buenos ristorantes y magníficas playas).


Siguiendo la costa llegaremos al verdadero plato fuerte de la isla: Agrigento.
Su valle de los templos es verdaderamente indescriptible y se puede visitar tanto de día como de noche, con una cuidada iluminación. En su interior (nada caro!!!) hay un par de chiringuitos en donde comer (y no solo bocadillos) a la sombra de los árboles.
Nada más entrar nos encontraremos con el templo de Hera.
.


Y un poco más abajo, el clásico de la Concordia.
.


Al final del recorrido nos encontraremos las ruinas impresionantes del de Zeus, con sus grandes atlantes.



No nos deberíamos despedir de la ciudad sin una visita por su Museo Arqueológico y su eclessia.



El siguiente hito en la ruta será Siracusa con dos increibles sorpresas. Su templo griego embutido en la catedral


Y su teatro.


Desde aquí se nos abren dos posibilidades. Podemos seguir camino a Taormina para encontrarnos con su teatro y los restos de su odeón



O aventurarnos con el coche hasta Anapo y encontrarnos con Pantálica, una hoz caliza repleta de miles de sepulcros rupestres que arrancan en la prehistoria y llegan a la Edad Media.











2 comentarios:

  1. Impresionante yo los he visitados todos, y respecto a Siracusa, maravillosa esa pared enfrente de la capilla de santa Lucia.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta ruta. La hice hace un par de años. Sicilia es sorprendente e inolvidable. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar