viernes, 15 de junio de 2012

UNA RUTA TURÍSTICA POR EL VALLE DE BOI. LLEIDA


San Clemente de Tahull
.
Tan bello en verano como en invierno, el valle de Boi (Pirineos catalanes) es una de las excursiones más clásicas de todo el Pirineo, pues en ella se une lo paisajístico y lo artístico.
La oferta de hoteles es elevada, y tanto Barruera como Boi o Tahull (o las más exclusivas Caldes de Boi) ofrecen un buen lugar para conocer el valle, que para no tener prisas, debería tener al menos, tres días de duración.


Barruera
En lo artístico evidentemente es obligado hablar de su románico lombardo, hace ya años declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.
Eril la Vall
.
Sobre sus características arquitectónicas ya hablamos hace tiempo, siendo los mejores ejemplos del valle las dos iglesias de Tahull (Santa María y San Clemente), la de Boi o Erill la Vall. De menor calidad, pero muy interesantes también son las de Cardet, Barruera o Durro, algo más avanzadas técnicamente, aunque sin el encanto arquitectónico o paisajístico de las primeras.

Boi
.
En general su horario de visita es bastante amplio y a unos precios moderados (se puede comprar un bono para visitarlas rodas, más económico), y están perfectamente conservadas.

Sus interiores están poco a poco recuperando su antiguo esplendor al colocar unas excelentes copias de sus pinturas murales (son especialmente recomendables las de Santa María de Tahull, San Clemente de Tahull o la de Boí). En la de Erill se ha recreado su fascinante descendimiento y en la de Barruera sus encantadores "armaos" de Semana Santa.


.
.


A todo este esplendor medieval hay que unir el paisaje, uno de los más elevados del Pirineo. Entre los propios pueblos existen pequeños recorridos muy aconsejables (no demasiado complejo es el que une Boi con Durro, con excelentes vistas del valle, o los paseos que se pueden realizar en torno al Pla de la Ermita, camino hacia la estación de esquí)

Sin embargo, el plato fuerte es el Parque Nacional de Aigüastortes del que ya hablamos aquí, un paisaje de alta montaña de pino negro en donde el agua es la protagonista con sus ríos, zonas inundadas, lagos glaciares...

La mejor forma de acceder al Parque son los cuatro por cuatro que salen desde Boi (el coche particular no tiene acceso) que nos dejarán en el Parque. Luego, las fuerzas de cada uno: las Aiguastortes, el estany Long, o un simple paseo por los alrededores...

























Si aún tenemos más tiempos, desde el valle se pueden hacer dos magníficas excursiones de medio día.
Si lo que buscamos es paisaje, pasémosnos por el Val de Fosca, un impresionante valleglaciar desde el que se puede ascender (por un funicular) a otra parte de Aigüestortes.

Si lo que preferimos es el románico, busquemos el valle de Isábena (ya en Aragón) para encontrarnos con la espectacular iglesia de Roda de Isábena
.

O el monasterio de Obarra, enclavado en una magnífica hoz


1 comentario:

  1. Conozco muy bien el Valle de Boi y realmente es tan bello como lo demuestran tus fotografías. Merece la pena salir de Lleida y visitarlo.

    ResponderEliminar