martes, 30 de octubre de 2012

EL HOSPITAL DE LA CARIDAD EN SEVILLA


Uno de los rincones que más arte atesoran en Sevillla (lo cual es mucho decir), es el Hospital de la Caridad de Sevilla.
Su construcción fue guiada y mecenada por Miguel de Mañara, un curioso y contradictorio personaje del Siglo de Oro sevillano del que ya hablamos aquí, utilizando solares pertenecientes a las atarazanas construidas por Alfonso X de las que aún quedan numerosos restos entre las dependencias


Arquitectónicamente dos elementos se imponen sobre los demás. 

Por un lado se encuentra el doble patio con crujía central, una fórmula arquitectónica ya presente en nuestro renacimiento clasicista (piénsese en las obras de el Alcázar de Toledo o del Hospital de Afuera, también en Toledo, de Covarrubias) que se "sevillaniza" por medio de la policromía. Será éste el modelo para otras obras en la capital hispalense, como los Venerables


El segundo elemento es la fachada de la iglesia del conjunto. Un ejemplo de clasicismo con su muro plano y perfectamente organizado en calles y y cuerpos de forma reticular. Entre ellos se colocarán (al igual que en el patio) azulejos de taller holandés aunque probablemente diseñados por Murillo.
La parte superior se suele atribuir (al igual que el patio) a la mano (aún joven) de Figueroa, que empezará a introducir elementos típicos de su vocabulario (frontones rotos, uso del ladrillo, policromía de los azulejos que rematan los volúmenes...) que veremos en su máxima expresión en obras maduras como la Magdalena.


En el interior la colección de pinturas y esculturas es magnífica. Algunos ejemplos ya se encuentran analizados en nuestros blog, como las vanitas de Valdés Leal o el magnífico retablo de Pineda y Roldán

No hay comentarios:

Publicar un comentario