domingo, 14 de octubre de 2012

LOS DOS SKYLINES DE ESTAMBUL


Pocas ciudades pueden presumir de tener dos skylines tan distintos, definidos y visibles como la ciudad de Estambul, fruto de su historia pero también de su geografía, con una ciudad elevada sobre colinas, en esencia lineal y volcada sobre el Bósforo.

El primero, el histórico, nos recuerda su grandeza bizantina-otomana y se origina por la unión de cúpulas y minaretes (especialmente los de Santa Sofía y las mezquitas imperiales, situadas estratégicamente sobre las colinas), dándole un perfil aserrado sobre el horizonte.

Frente a él, en la parte moderna, se abre un nuevo perfil típicamente contemporáneo, dominado por los rascacielos (de bastante poco gusto en líneas generales) y los puentes colgantes.

Esto ha sido posible gracias a la división de la ciudad en dos grandes partes: histórica y moderna, separadas por el Cuerno de Oro, que evitó la destrucción de lo antiguo (al menos de sus monumentos más relevantes) para construir la ciudad moderna.
A estos dos perfiles habría que añadir un tercer perfil, mucho más tradicional y menos significativo: el de la Estambul asiática. Un típico caserío apiñado que trepa por la colina y que combina lo residencial con los usos industriales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario