martes, 11 de noviembre de 2014

Análisis y comentario de la Dama de Elche


ANÁLISIS
Tema
Esta escultura representa a una mujer ricamente vestida que probablemente sea la diosa Tanit, divinidad de la vida y la muerte de origen oriental, por lo que su tema es religioso, aunque algunos especialistas hablan de que podría representar a una sacerdotisa con trajes y adornos rituales. 
Su función es funeraria, ya que tiene un hueco en la nuca para depositar las cenizas de un difunto.
Tipología
Se trata de una escultura de bulto redondo, en forma de busto, aunque quizá fuera una escultura completa que se ha fragmentado. Es, además, individual, pues no pertenece a un grupo escultórico.
Material
Es una talla de piedra caliza de tonos ocres y superficie pulida. Tuvo la pupila y el iris postizos hechos de materiales preciosos o semipreciosos que posiblemente fueron pasta vítrea y piedra negra. Además, las joyas de la escultura estuvieron recubiertas de pan de oro. 

Composición
La composición es cerrada, presenta una gran frontalidad ya que está hecha para ser vista de frente. Se encuentran principalmente líneas curvas, horizontales y verticales.
Modelado
Aunque el modelado sigue siendo algo arcaico, se ha perfeccionado considerablemente respecto a otras obras, destacando el rostro, los paños y los detalles de las joyas en donde la luz crea claroscuros.
Color
Fue una escultura policromada, y como ya se ha mencionado anteriormente, las joyas estuvieron recubiertas de pan de oro. Sin embargo, es posible que partes del rostro quedase sin policromar.
 Figura
En esta escultura ya se observa una búsqueda de la belleza idealizada y de la serenidad, utilizando un canon influenciado por la escultura arcaica griega y un fuerte hieratismo. Además, se observa un gran realismo en las joyas. 
La idealización del rostro y la exuberancia de su atuendo convienen a una divinidad.


COMENTARIO
Tras el análisis realizado, podemos concluir con que esta escultura es La Dama de Elche, una obra íbera de autor anónimo perteneciente al I Milenio a. C. en España. Como ya hemos ido mencionando, mantiene las características de los artes arcaicos.
Durante el I Milenio a. C., Hispania recibió numerosas influencias de las colonias griegas (Ampurias) y los fenicios (Gades, Sexi). En el centro de la península, la cultura celta se mezcló con la íbera, originando a los celtíberos. La civilización íbera será, gracias a sus contactos comerciales, la más evolucionada de la península.
Respecto a la obra que estamos tratando, es una muestra extraordinaria de la escultura ibérica ya que en ella se observa perfectamente la síntesis cultural de los pueblos íberos con los pueblos colonizadores, especialmente fenicios y griegos. 

La influencia fenicia y de Tartessos aparece claramente en el tema o las joyas mientras que lo griego es visible en la técnica escultórica utilizada y las características de la figura, similares a la escultura griega de finales de S. VI a. C. en la que todavía se observan rasgos arcaicos pero con cierta búsqueda de la serenidad y la belleza idealizada. Sin embargo, el escultor no se limitó a copiar, sino que interpretó los modelos orientales con gran originalidad.

Tanit púnica. Puig de Molins. Ibiza

Su función fue funeraria, posiblemente de urna cineraria, y no sabemos a quién representa, aunque debido a su canon de belleza idealizado, su exuberancia y su función, posiblemente se trate de una diosa-madre que acompaña al fallecido al “otro mundo”.
Si comparamos esta obra con otra de la misma época como, por ejemplo, La Dama de Baza, observamos que hay una gran diferencia en su modelado, ya que La Dama de Elche es mucho más perfecta y menos arcaica en este sentido, presentando una belleza idealizada que La Dama de Baza no posee.


Tras el hallazgo de La Dama de Cabezo Lucero podemos deducir que este tipo de esculturas debieron ser más habituales de lo que pensamos. 

La Dama de Elche ha influido e inspirado a artistas como Dalí, que la consideró como “una nueva idea de belleza, con la gloria de una reina, el atractivo de un ángel y la fuerza de una amazona” y a Picasso, que se inspiró en su geometría para obras como “Las señoritas de Avignon”. 


Macarena Navarro 
(2º Bach. IES Los Olivos en Mejorada del Campo)

2 comentarios:

  1. Fantástico, Macarena! Sigue practicando que llegarás muy lejos... a por el 10!

    ResponderEliminar
  2. La dama de Elche presenta asimetría bilateral, tanto en el rostro como en el tocado, como en el ropaje, el rostro es masculo-femino. Todo ello parecería apuntar a la representación de una diosa madre hermafrodita.

    ResponderEliminar