martes, 23 de julio de 2013

EL PERSONAJE DALÍ COMO UNA OBRA DE ARTE


Aunque denostado por muchos, su propia personalidad es toda una verdadera obra de arte ( ser sublime, vivir y dormir ante un espejo), con la construcción de un personaje que no se limitó a pintar sino que tomó la vida real como el marco perfecto para la obra de arte total 
 Egocéntrico, extravagante (en Londres dio una charla con escafandra porque se proponía descender al subconsciente), contradictorio hasta dar a la paradoja el valor de categoría, en su actitud «vital» de enfant terrible hubo también mucho de mercadeo (el Ávida Dollars de Breton, la estafa de sus últimas obras tan sólo firmadas por él en blanco), y esperpento. 
Experto en manipular narcisistamente la realidad y gran conocedor de los medios, se autoproyectó como personaje casi de ficción que tanto podía reunirse con Franco como dedicarse a observar las moscas posadas en sus bigotes velazqueños untados de miel, abriendo una nueva modalidad de artista espectáculo que tanto explotó Warhol
Dentro de todo este proyecto la presencia de Gala fue decisiva (algunos hablan que tras su estela Dalí cambió el arte por el dinero). Para Dalí era la Gradiva (desde novela de Jensen interpretada por Freud), una categoría superior a la musa que se fundió con Dalí.


3 comentarios:

  1. Hay que tener en cuenta los años en que vive Dalí, soportando también la Guerra Civil y la Dictadura, cuando mueren o se han de exiliar sus amigos y el conjunto de artistas que no pueden hablar, él opta hacerlo desde la pantomina, para salvarse y dar a entender el qué pasa. Juan Ramon Jimenez opta por el silencio. Son de los pocos artistas no exiliados y que tampoco pueden hacerlo. Mis respetos a Salvador _Dalí.

    ResponderEliminar
  2. Lamento no coincidir contigo, Marta.
    Mira el artículo dedicado a sus últimos años. En él se expone cómo la obra de los años 50 en adelante pierde su carácter de vanguardia para recrear un historicismo en donde la copia (y la autocopia) son habituales.
    Es justo en este momento cuando el personaje Dalí deja de ser un provocador surrealista para convertirse (como dices) en una pantomima. Es el ávida dollars de Breton.
    de todas formas este es un simple juicio personal. A mi, este Dalí, no me gusta, me da pena ver cómo un gran artista se convierte en un puro vendedor de humos (y souvenires)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como hubiera dicho Dalí, ¡ojalá que su amigo Frederic, (Federico García Lorca), hubiera tenido tiempo para refugiarse en la pantomina!.
      También me consta que la mayor parte de sus ingresos los dedicó al Museo Dalí, pocos artistas lo hacen ellos mismos en vida.
      Pedir un Dalí sumiso le hubiera muerto junto con Frederic, Dalí se salvó con la armadura de la pantomina.
      En los últimos años de su vida, sólo pretendía acabar su Museo, ya que Gala había fallecido también hacía años.
      Toda la imaginación que nos mostró antes en sus cuadros te parece poco, cuando cualquier artista pintor tiene derecho a recrearse si le place, cuando menos en sí mismo, mientras que otros, quizás sólo con técnica se limitan a copiar a otros.
      El esfuerzo que hizo Dalí, además en dar a conocer en EEUU por ejemplo a Picasso y más artistas y no solo pintores, hasta ahora, nunca se le ha reconocido.
      También fue mecenas, profesor, científico, decorador, cineasta, publicista y no sólo hasta los años 50, si no hasta el final de su vida.
      Se le conoce sólo la parte de la galería, hay que profundizar más para conocer su lado altruista y artístico.

      Eliminar