lunes, 3 de noviembre de 2014

ICONOGRAFÍA BIZANTINA (I). CRISTO

San Apolinar el Nuevo. Ravenna

La ruptura producida por el Cisma de Oriente hizo que la iglesia ortodoxa evolucionara hacia ritos e iconografías propias, muchas de ellas origen de las occidentales (tan hambrienta de imágenes), otras exclusivas de su liturgia.

Cefalú. Sicilia

Cristo habitualmente será representado como Pantócrator (tal y como ya analizamos aquí), una imagen cristianizada de la del Emperador en su trono y que pasará al Románico. Uno de sus lugares por excelencia será la cúpula, aunque podremos verla aparecer en otros lugares.


La Marmotana. Palermo. Sicilia. 
Una imagen entre el mundo bizantino y el románico

La prokinesis.
Este pantocrátor (entendido como fuente de todo poder como ya existía en la tradigio legis paleocristiana) se vincula al poder humano en la figura del emperador que se sitúa junto a él en actitud de prokinesis, justamente la misma que adoptan los súbditos ante él. (Toda una cultura del gesto tomada del mundo persa de la que ya hablamos aquí)
.


La deesis
Podíamos traducir la palabra griega como intercesión o plegaria, la que realizan la Virgen y San Juan Bautista ante el Pantocrátor con sus manos extendidas, pidiéndole clemencia para la salvación de la Humanidad.




También se puede encontrar (en obras más tardías) con el Cristo Crucificado, un modelo que se exportará hacia occidente en los tiempos protogóticos.
En torno suyo suele aparecer la Deesis.




Icono bizantino
.
Deesis protogótica. Museo Marés. Barcelona
.

OTRAS ICONOGRAFÍAS BIZANTINAS

.
La Etimasía
(El trono vacío)
.
La Anastasis
(Bajada al Limbo)
.
La Trinidad 
(La hospitalidad de Abraham)
.
La Dormición de la Virgen
.
Las Escenas Narrativas
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario