jueves, 30 de agosto de 2012

EL PULCINO DELLA MINERVA


Frente a la fachada principal de Santa María sopra Minerva se encuentra una encantadora obra diseñada por Bernini y ejecutada por su discípulo Ercole de Ferrara: un elefante que soporta un pequeño obelisco de origen egipcio, aunque encontrado entre ruinas romanas (fue traído por Diocleciano).
Como es habitual en el Barroco se encuentra inspirado en fuentes literarias. El llamado "Sueño de Polifino en la disputa del Amor", atribuida tradicionalmente a Francesco Colomna.

En ella el protagonista se encuentra a dicho elefante, símbolo tradicional de la fortaleza que (unido al obelisco) se uniría a la historia.
Esta idea se recogería para su inscripción, ideada por el propio Papa, Alejandro VII: "Se necesita una mente fuerte para sostener un sólido conocimiento"

La ejecución es verdaderamente magnífica, de una gran realismo y movimiento, que se une a lo anecdótico y un tanto exótico que tiene el tema, que rápidamente le dio popularidad en esta Roma barroca tan amante de las pequeñas excentricidades entre los grandes monumentos.

Como buen ejemplo barroco, el engaño se encuentra presente, cubriendo el cubo que hay bajo sus patas (para así soportar el peso del obelisco) con grandes manteos preciosamente decorados.
Los romanos, encariñados con el monumento, muy pronto le dieron el nombre de Pulcino della Minerva.


1 comentario:

  1. Uno de tantos lugares con los que roma cautiva a todos los que pasan por allí.
    yo que conozco el elefante de Catania y il elefantino di Bernini, me quedo con el romano.

    ResponderEliminar