domingo, 26 de agosto de 2012

LA TORRE HERRERIANA DE LA CATEDRAL MAGISTRAL DE ALCALÁ DE HENARES


Alcalá de Henares, como buena ciudad barroca hispana, es una ciudad de baja altura y ladrillo que se extiende por uno de los lados de la vega del Henares.



Sólo algunos edificios (tanto religiosos como civiles) rompen su horizontalidad, pero sobre todos ellos sobresale la torre única de la Magistral, severa y pétrea, dominando Alcalá desde muchas partes de su viario, con un claro mensaje simbólico de dominación (precisamente en plena judería)





Resulta la parte más tardía (y la más notable) de la Catedral- Magistral tardogótica, casi destrozada por completo durante la Guerra Civil, aunque actualmente recuperada



Fue iniciada por Rodrigo Gil de Hontañón (trabajando entonces en la gran portada de la Universidad), aunque la mayoría de su fábrica la realiza Nicolás Vergara, siendo terminada a pricipios del siglo XVII (en el entorno de Gómez de Mora que por entonces trabajaba en el Patio de Filósofos de la Universidad.)

Pese a la cantidad de manos, su proyecto es muy homogéneo, en gran parte gracias al predominio absoluto que tuvo a partir de la segunda mitad del siglo XVI (y hasta bien entrado el barroco) del estilo herreriano al que pertenece, aunque algunos matices que luego veremos
Su parte baja es soberbia, con un gran macizo reforzado (real y visualmente) por enormes pilastras muy destacadas de orden dórico que la recorren en toda su longitud, sin otro tipo de decoración que las luces y sombras de sus aristas.




En la parte del campanario (probablemente lo más cercano a Gómez de Mora), el granito tiene algunas concesiones, especialmente en su segundo piso. Además de los medio puntos para las campanas, nos encontramos con una espléndida balaustrada  coronadas por los típicos piramidiones (pirámides con esferas).




Aunque todo nos parezca muy correcto, este modelo no es propiamente escurialense, sino una barroquización del mismo que Gómez de Mora utilizará también  en el Patio de Filósofos de la Universidad.






De la misma manera, el chapitel (tejado de pizarra roto en múltiples planos) resulta demasiado airoso respecto a los puramente herrerianos como se puede comprobar comparando las fotos anteriores con ésta, del Escorial







No hay comentarios:

Publicar un comentario