sábado, 1 de febrero de 2020

Ánima Mundi. El Flaneur. Paseando por la red

Un día me rompí un pie, resbalando en una mierda de perro, atropellado por una bicicleta o monopatín eléctrico, empujado por unos vecinos indeseables que se reúnen bajo mi casa a pegar gritos. Cualquier cosa valdría porque lo importante es que me rompí un pie y tuve que esperar 40 días para volver a salir a la calle acompañado de un bastón que desde entonces ya nunca me ha dejado
¡Pero dónde se ha visto un flaneur el cojo y el pie en alto sobre una silla!
Tuve que cambiar mis hábitos pero no mis creencias y empecé a pasear por internet para que un miércoles cualquiera descubrir una nueva forma de deleite en los comentarios que hacía la gente en los artículos de los blogs, en las conversaciones fallidas de Instagram o de Facebook
Desde entonces me he vuelto un adicto y paseo por ellos como antes lo hacía por los parques: viendo la estupidez humana, la maldad de los hombres, la ingeniera de dolor que nos habita dentro
Tras unos días de andar de sorpresa en sorpresa pronto me creé un archivo para ir guardando las perlas cultivadas que fui encontrando en estos largos caminos llenos de trolls que no es otra forma que decir que la gente es mala y más cuando no tiene cara a la vista insulta y descalifica y se ríe y se mofa y duele y hace doler se los demás con una maldad inaudita
¿Porque hay que hacer esto?
¿Quién nos ha dado permiso para faltar a los demás y decir sus defectos acaso más virtuales que reales?

Algunos, frente a los ataques, intentan defenderse de forma racional pero es peor el remedio que la enfermedad, pues el sentido común nada vale contra estos odiadores (hater) que tergiversan las palabras (como futuros políticos de éxito que querrían ser) para seguir vilipendiando.
Otros contraatacan pero también es inútil, pues lo único que conseguirán será más odio que, como la energía, ni se crea ni se destruye, sólo se lanza por el puro placer de dañar.

¿Cada dolor creado por un insulto les amplía el ego? ¿Eso es?
¿O les paga una multinacional de algún terrible país que tiene dentro de su fábrica de fake news tiene una sección para los haters?
¿Realmente esta es la verdadera sociedad que estamos creando o siempre existió y estaba reducida a las tertulias de ver y las viejas del visillo que han habitado siempre dentro de nosotros mismos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)