martes, 25 de febrero de 2020

ANTONIO MORO. FELIPE II


Antonio Moro se convirtió en uno de los principales retratistas de las casas nobiliarias y reales del la Europa Renacentista (cortes inglesas, francesas, portuguesas, casas ducales italianas...)
Nacido en Países Bajos, pronto recorrió Italia, especialmente interesado por el ejemplo de Tiziano del que tomó el gusto por las calidades de los objetos (aunque por medio de una técnica por completo diferente, basada en el detallismo meticuloso), y posiblemente influyó en él en cuanto a ciertas actitudes corporales (como los pies en compás) o el envaramiento de las figuras, típicas del protocolo borgoñón que se se fue imponiendo en la corte hispana desde Carlos V, llegando a su momento extremo con Felipe II, pues, como explica Checa Cremades:

Es el ceremonial y la etiqueta, junto a la propia idea de una monarquía que encontraba en el retiro y la discrección su marca de identidad, lo que se nos aparece como fundamental para comprender estas imágenes.

Se trata de una idea tan querida en el alto Renacimiento (el disimulo), que retrae lo que tiene de humano el rey para convertirlo en un símbolo de poder ecuánime.

Gobernaba sus territorios como Dios. «quieto, sosegado, pacífico, sin atropellar los juicios... de suerte que hace mucho con poco ruido, porque el sosiego y tranquilidad en medio de tantos y tan graves negocios, argumento es de infinito poder...»; el padre Murillo. que llega a comentar el hecho de que Dios era Rey y no sacerdote en el Antiguo Testamento, compara la situación de Felipe II con la de Dios sentado en el trono pues. «a semejanca deste govierno. avemos visto en Felipe II en El EscoriaL La representación de su Magestad muchos anos, governando con sumo sosiego y sin ningun alboroto las cosas de las Indias, las de España...»


El rey se convierte así en una idea (algo que vemos más claramente en Moro que en el propio Tiziano); lo que en muchas ocasiones se ha denominado el rey oculto. El Escorial sería la expresión por excelencia de esta idea, contraria a los grandes palacios italianos o franceses.
De la misma manera, se elimina casi cualquier tipo de objeto parlante sobre la majestad (tan sólo la silla, la espada, la armadura o el toisón de oro, pero nunca el trono, o la corona), pues el rey sólo lo es por su propia gravedad y contención.
Tomado de wikipedia


Bajo todos estos presupuestos, Antonio Moro creará la escuela cortesana del retrato, dejando a Tiziano y los venecianos para otro tipo de obras (los famosos gabinetes secretos o las obras de propaganda política).
Su rigor, detallismo, posturas, hieratismo serán las bases de esta escuela que seguirán Sánchez Coello (su discípulo), Pantoja de la Cruz o Sofonisba Anguisola, que llegará hasta Velázquez, que le dará nuevos impulsos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)