miércoles, 30 de mayo de 2012

LA CAPILLA DEL CARMEN. UN ANÍBAL GONZÁLEZ EN EL PUENTE DE TRIANA


Pequeña, recoleta, pintoresca... Esta capilla del Carmen (conocida también simplemente como la capillita del Puente de Triana o el Mechero), se alza sobre el puente de Triana, junto al Altozano.
Creada por Aníbal González, aunque de pequeñas dimensiones, representa perfectamente el estilo del autor, su peculiar historicismo de marcada impronta neomudéjar.

Primero por sus materiales: ladrillo (muy bien moldurado y que ofrece múltiples articulaciones para jugar con la luz meridional, siguiendo así toda una tradición que se remonta, al menos, al periodo andalusí) y cerámica, precisamente trianera, como corresponde a su lugar.




Su estructura se compone, en miniatura (casi como un pequeño homenaje a la ciudad) de una cúpula (renacentista-barroca) bajo la cual se abre la capilla y una pequeña torre a lado (mitad barroca, mitad alminar islámico con un sutil recuerdo de los paños de sebka reconvertidos en formas cuasi modernistas de líneas onduladas).




Los motivos decorativos son la giralda y las dos santas hermanas de Sevilla (en la linterna de la cúpula) que se une simbólicamente con la cerámica trianera de motivos neorrenacentistas.

Simbólicamente, la Capillita se ha ido constituyendo como la entrada a Triana en donde se recibe con alborozo de campanas a las procesiones que regresan a sus casas tras la toma de la ciudad (verdaderamente maravillosa es la entrada mañanera de la Esperanza de Triana, ya viernes Santo, cansada y a la vez jubilosa).

























Lamentablemente, su visión desde la cale Betis comienza a estar amenazada por la construcción de la torre Cajasol, como puede observarse (aún en construcción, abril, 2012)











No hay comentarios:

Publicar un comentario