lunes, 21 de mayo de 2012

PIRANESI Y LA ORDEN DE MALTA EN ROMA


Ya hace tiempo nos ocupamos de sus inquietantes Carceri como lugar de inicio de lo sublime de la arquitectura.
Ahora este grabador veneciano vuelve a estar de actualidad con la fantástica exposición que le dedica el Caixafórum de Madrid, y queremos aportar nuestro pequeño granito de arena al conocimiento del artista con una rara avis en su producción: la única (y pequeña) arquitectura real que logró construir.
Se encuentra en el monte Aventino en Roma, una plazoleta que antecede a la iglesia de la orden de Malta que también redecoró y que más tarde serviría de tumba.
La plaza, se decora con un muro continuo en el que se van alternando escudos sobre cipos y pequeñas capillas entre sugestivas parejas de pequeños obeliscos






















Una fórmula que, aún neoclásica en sus elementos, ya tiene un cierto latir prerromántico, tanto por su carácter abstracto, que niega al hombre que lo visita, como por la inclusión de elementos heteróclitos (cipos romanos-etructos, estructuras barrocas, obeliscos egipcios...)





















Son también complejos acertijos, llenos de claves secretas, sus distintos escudos de la orden, caprichos que habría que emparentar con sus grutescos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario