sábado, 8 de diciembre de 2018

ÁNIMA MUNDI. LUIS. Los Sultanes del Swing

Pocas canciones me han hecho tan feliz en mi vida como la versión de esta canción que los Dire Streit grabaron en su mítico álbum en directo, Alquemy, que añadió un punteo final de escalofrío que he escuchado millones de veces con mis cascos para ponerlo a pleno volumen y dejarme arrastrar por el riff repetido que iba subiendo de tono hasta alcanzar unos agudos imposibles, con las dos manos casi juntas en la guitarra eléctrica.
Una verdadera escalera al cielo que llegó a superar la de Zeppelin.

Un rumor apenas en un principio, con las guitarras leves y un sintetizador en modo piano que lleva el ritmo, mientras la gente sigue con sus palmas, esperando, esperando que llegue el milagro.
Y entonces Mark Knopfler inicia el riff. Olas leves.
Subiendo muy despacio y leve para que la batería entre y de pronto todo comience a arrancar de nuevo.
Primer éxtasis con los bombos resonando. 

Cada vez más rápido.
Agudos. Batería con poderes sobrenaturales. Suben los agudos. Cada vez más intensos
Hay una competición entre ellos y  el bombo pesado hasta la locura.
Y cuando todo parece haber terminado todas las guitarras entran, acordes que estallan donde todo parece acabar una y otra vez pero no es cierto.
Pues tras los cierres siempre queda el sonido de sintetizadores que llena el ambiente como un zumbido largo, inacabable.

Pura agonía sin fin que, tras esperarlo millones de años, se rompe abruptamente con la energía desbordada de un cierre de batería sin parangón.
Luego, ni siquiera el silencio, sino algo más lleno y poderoso que sigue vibrando en los oídos.

Si algo es un éxtasis, este final debe ser lo más parecido.


                                       Luis. Soldado Desconocido


                            AQUELLAS PRADERAS AZULES. ÍNDICES




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)