martes, 8 de mayo de 2012

LA FACHADA DE LA CASA BATLO. GAUDÍ. Comentario y análisis


Nos encontramos con una arquitectura civil con clara tendencia a la verticalidad. Se encuentra compuesta por 6 pisos (destacando el primero o principal por su mayor articulación) y un fantasioso tejado coronado en un lateral por una torrecilla que vuelve asimétrica su composición.



Elementos constructivos. El materia es piedra aunque posteriormente decorada por azulejos y tejas vidriadas. En cuanto a los vanos nos encontramos con formas ondulantes en los dos primeros pisos y dinteles en el resto. La colocación de dichos vanos así como la escasa consistencia de los soportes inferiores (al modo de estilizados huesos), nos pueden hacer pensar en unos soportes internos, probablemente una estructura de vigas de acero y cemento.



Decoración. Tiene una gran importancia y variedad de motivos, desde los propios materiales utilizados a las formas lejanamente inspiradas en la naturaleza aunque con una interpretación sumamente fantasiosa (columnas que recuerdan a huesos, forjados de los balcones como una especie de máscaras, tejado ondulante y rematado por una suerte de espinazo, como si fuera un dragón...). En todos ellos predomina la curva.


Influencia de la luz. La fachada se encuentra bastante articulada en la parte baja, lo cual creará claroscuros cambiantes al cabo del día. En la parte alta el material empleado (trencadís o cerámica partida y pegada al paramento) reflejará el sol y creará una fachada brillante y colorida.



Información que recibimos del interior. Además de los distintos pisos que componen la finca, la información primordial que extraemos del exterior es la aparición de un primer piso o Principal que será dedicado a una familia acomodada.
Relación con el entorno. El edificio, como es bien visible, se integra dentro de una calle, colindando con otros a izquierda y derecha.




Comentario
Tanto su carácter civil (burgués) como la fantasía desbordante de sus motivos nos ponen la obra en la órbita del modernismo, especialmente de Gaudí, muy interesado por el uso de la cerámica (trencadís) y el hierro forjado, así como por sus numerosas metáforas visuales, elementos que (con la colaboración del espectador) simulan formas naturales.



Este movimiento modernista surge a finales del siglo XIX como reacción al funcionalismo y la falta de belleza de la arquitectura del Hierro (Eiffel), intentando crear edificios y entornos especialmente estéticos, en donde la belleza sea, por una parte, una forma de vivir y sentir alejada de la monotonía de la sociedad industrial, y por otra, un síntoma de distinción social. Para ello recurrieron a la burguesía (en este caso concreto la catalana) que quería vivir y representarse en unos edificios originales, inspirados en la naturaleza de la que extraen el color, la asimetría, lo fantasioso o la forma curva



Concretamente Gaudí, uno de sus principales representantes, evolucionará desde sus primeras formas aún historicistas (noemudéjar del Capricho, o neogótico de la casa Güell) que predominaron en Cataluña como una forma de reivindicación nacionalista al ser el periodo medieval el de su máximo esplendor (la casa de la izquierda, de Montaner, aún utiliza esta estética como se puede ver en los arcos conopiales, los alfices o el tejado almenado como algunas residencias medievales). Tras ellas su arte, mucho más inspirado en la Naturaleza, se hará mucho más original, con multitud de metáforas visuales que tanto gustarán por su carácter ambiguo a los surrealistas (Dalí, especialmente) y empleo casi único de la curva, como es habitual en sus obras maduras como la Pedrera, la Sagrada Familia o el Park Güell. En ellas, y buscando la idea modernista de arte total, un arte que se una a la vida, diseñará no sólo los edificios sino también el mobiliario, vidrieras, textiles... con el fin de crear un entorno completo de belleza absoluta.



A finales del XX sus obras servirán de influencia a arquitectos deconstructivistas (Ghery y su Museo Guggenheim, Calatrava y su Ciudad de las Ciencias y las artes) y pintores (Schnnabel y su uso del trencadís).


TODOS LOS ARTÍCULOS DE GAUDÍ EN NUESTROS BLOGS

No hay comentarios:

Publicar un comentario