miércoles, 6 de febrero de 2019

LA DEPOSICIÓN DE CARAVAGGIO


Aunque actualmente en los Museos Vaticanos, el encargo se realizó, por los oratorianos de San Felipe Neri para la iglesia Santa Maria in Vallicella o Chiesa Nuova, en la que se conserva una copia posterior
  

Aunque en muchos manuales aparezca con el nombre de Descendimiento sería más correcto utilizar la palabra italiana, Deposizione, pues la cruz ha desaparecido y el tema, realmente, es la introducción del cuerpo de Cristo en su tumba, algo muy propio de los oratorianos en sus meditaciones sobre la muerte.

Por otra parte Caravaggio desplaza realmente el tema de Cristo enterrado al torbellino emocional del cortejo que lo rodea, cuestión que ya se había utilizado anteriormente, como podéis ver en este cuadro de Pontorno (Deposizione) tan diferente en estilo pero que abunda en el tema del dolor humano ante el hecho de la muerte.
En ese sentido sería interesarse en las distintas expresiones de los personajes (de sus affetti, como se les llamaba en el barroco). En ellos Caravaggio se nos demuestra como un consumado maestro, como ya había demostrado en este periodo romano en obras anteriores.

Tanto los rostros, pero sobre todo los cuerpos y las manos nos hablan de María Cleofás (arriba) clamando al cielo, exigiéndole cuentas, la Virgen (sumamente envejecida) que se dirige al suelo, a la pura tragedia humana de perder a un hijo (semejante a la actitud de Magdalena, ¿al perder un marido?), o Nicodemo y San Juan, en el puro acto físico de transportar el cuerpo muerto, ya más allá del dolor. Toda una especie de cascada sentimental (de más a menos) que comienza con el grito superior para terminar en el silencio absoluto de la muerte.

Algo similar a lo que ocurre con otra obra de este periodo con la que guarda enormes relaciones: La Muerte de la Virgen



En ambos Caravaggio tiende a crear sobre una gran diagonal (recurso típico del autor, como ya vimos) que desplaza la mirada del espectador desde la parte superior hasta el origen del drama, acaso más convencido de la importancia de las reacciones humanas que del propio hecho religioso (idea que mantuvo y afirmó en su vida, ocasionándole numerosos conflictos con los clientes, que veían demasiado humanos sus cuadros)




Íntimamente unido a este tema, hay en toda la obra de este periodo romano de Caravaggio: la insistencia en el esfuerzo físico que es paralelo al conflicto interior de los personajes a la vez que una llamada a lo cenestésico (el movimiento y las sensaciones corporales como una forma de comunicación, que ya analizamos en este blog)

                              Detalle Crucifixión de San Pedro


Pero el cuadro tiene mucho más. 

De tenebrismo y naturalismo os remito al análisis que realizamos sobre la Conversión de San Pablo, pues ahora me gustaría señalar algunas relaciones que mantiene el pintor con su antecesor, a menudo olvidado en la idea de dar un carácter “salvaje” a Caravaggio, poco cultivado en lo artístico, lo cual es radicalmente incierto.


Me estoy refiriendo al Tiziano más intenso de sus obras religiosas en el que la luz (y la sombra) toma una función claramente expresiva, de la misma manera que las composiciones descentradas o la teatralización de los sentimientos a través de las posturas de los personajes.
Sólo hace falta observar esta imagen y comprobar cuánto debía el maestro veneciano (desde la losa en esquina para hacer participar al espectador, el uso de los afetti o la postura de Cristo, que a su vez es heredera de la Piedad del Vaticano de Miguel Ángel)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)