viernes, 2 de diciembre de 2011

LA CULTURA DEL ARGAR. FUENTE ÁLAMO. ALMERÍA


En el centro de una geografía asombrosa que vimos en un artículo anterior, se encuentra el yacimiento de Fuente Álamo.
Sus pobladores lo habitaron hace más de 4000 años (2300-1700 aC) dentro de una cultura nacida en la Axarquía almeriense que tomó el nombre de su primer yacimiento estudiado, El Argar

Pertenece ya a la edad del Bronce y es muy probable que sea una evolución tecnológica de las culturas megalíticas de la Menga y los Millares. Sus habitantes se instalaban en pequeños collados defendidos por murallas como éste que estudiamos.

Reconstrucción del poblado del Argar

Entre sus dedicaciones estaban la agricultura (en un clima probablemente más lluvioso que el actual como puedes ver en el gran río que ahora es una rambla sin agua) como podemos ver en los silos para acumular excedentes o instrumentos como las hoces.

También practicaban la metalurgia. El propio yacimiento se encuentra en una zona minera que luego utilizarían fenicios y romanos, rica en plomo, estaño, cobre que extraían con instrumentos realizados en metal sobre molde, como se muestra en las fotos

.

Moldes metalúrgicos

Entre sus restos más característicos se encuentran las famosas copas argáricas, realizadas en potentes hornos (los utilizados para la metalurgia) en atmósfera reductora que les da el tono negruzco. Posteriormente eran pulidos con cueros.
.

Más cerámica argárica, mucha de ella utilizada como ajuar funerario

También conocemos que esta sociedad poseía propiedad privada y una progresiva división social gracias a dos datos.
Por una parte, urbanísticamente, la zona alta (acrópolis) incluía las estructuras comunes (aljibes, silos) pero también las viviendas más ricas, mientras que las faldas de la montaña es ocupada por otras más sencillas.
.

Zona de habitación


Aljibe
Por otra parte, desaparece la forma de enterramiento colectivo anterior para utilizar sepulturas individuales cuyos ajuares nos sirven para diferenciar a los grupos sociales.
La forma de enterramiento más modesto es la cista, hecha con grandes lascas de piedra para hacer una caja.
.


Las más ricas se realizaban en grandes cerámicas o pitoi que se enterraban bajos las casas, como ya ocurría en Catal Huyuk, con un rico ajuar funerario

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario