sábado, 3 de diciembre de 2011

EL TEMPLO DE BEEL EN PALMIRA. SIRIA


Edificado en el año 32 después de Cristo (en tiempos de Tiberio, sucesor de Augusto), fue consagrado al culto de Bel.
Como ya sabemos el mundo romano era sumamente sincrético e iba incorporando a su tradición original (etrusca y más tarde helenística) otras divinidades, ritos y costumbres de los nuevos pueblos conquistados como una sutil forma de dominación al evitar el conflicto religioso como excusa de futuras revueltas.

En este caso el dios Beel era una derivación del Baal babilónico, acaso de uno de los dioses más antiguos que creara el hombre. De orígenes mesopotámicos, se trataba del hijo de la divinidades esenciales, masculina (El) y femenina (Astarté) que se extendió por todo el levante mediterráneo. Solía estar relacionado al ciclo de las lluvias que van de octubre a abril en su constante lucha contra Mot (dios de la muerte y aridez). En esta lucha el hombre ayudaba con los sacrificios de animales. Para saber más se puede consultar
Esta vinculación a ritos muy anteriores hace de este templo todo un catálogo de singularidades dentro del arte romano. Así, por ejemplo, la gran estructura del templo se encuentra rodeada poruna gran recinto cerrado por gruesos muros en donde se encontraban los altares al aire libre en donde se realizaban los sacrificios rituales (y multitudinarios) de animales.

Existen también ciertos recuerdos ptolemaicos (egipcios tardíos) en algunos capitales

La orientación del propio templo del sancta santórum sin la visión frontal tradicional en lo romano, sino orientado de forma perpendicular a la gran escalinata, con dos altares en vez de uno y puesto a ambos lados, en vez de la forma tradicional de altar en el fondo del templo Estos se dedicaban a Yarhibol y Aglibol (divinidades solar y lunar respectivamente, ambos hijos de Baal)
.


De nuevo la exquisitez de la decoración deslumbra, especialmente en escenas decorativas, con camellos con baldaquino, palmeras, tres mujeres veladas, el techo de una de las capillas con Zeus (como nuevo Baall) presidiendo la composición
.






Y antes de terminar, un último detalle: esos remates escalonados (merlones). Su origen estaría relacionado con motivos asirios y aqueménidas con una simbología solar (evocarían el ascenso y descenso del sol a lo largo del día) y que el Islam tomará como un elemento característico, como se pueden ver, entre tanto otros ejemplos, en la Mezquita de Córdoba



No hay comentarios:

Publicar un comentario