jueves, 22 de diciembre de 2011

SAHAGÚN. LA CAPITAL MUDÉJAR DEL CAMINO


Románico en ladrillo, así ha denominado el estilo mudéjar Peridis, y pocos lugares se ajustan tan bien al caso de Sahagún, un pueblo mudéjar en medio de un Camino de Santiago (el francés) lleno de edificaciones de piedra.

Todo arranca de uno de los grandes monasterios hispanos, el de San Benito (San Facundo), perteneciente a la orden de Cluny y sumamente poderoso en influencia política y poder económico (Muy probablemente serían posesión de este monasterio los esclavos o siervos, según las fuentes, traídos ya por Alfonso I)


Sus ruinas son aún magníficas (aunque de una reconstrucción más tardía, ya gótica), como podemos ver a la entrada del pueblo.
En él ya observamos el gusto por el ladrillo y sus formas decorativas que van a dominar en la villa.

Otros ejemplos que han tenido mejor trato por los siglo son San Lorenzo y San Tirso (siglo XII y principios del XIII)

San Tirso

San Tirso, según muchos autores, puede ser una de las primeras construcciones mudéjares, tal y como demuestran su ábside central, en donde vemos una parte baja aún de piedra que rápidamente se sustituye por ladrillo que recurre a los tradicionales arcos ciegos para articular los volúmenes, así como los ladrillos en esquina en sus laterales.
.



Sobre el crucero se levanta una torre troncopiramidal en donde se mezclan el ladrillo con columnas pétreas.


Y en su interior (mucho más en la ideología románica que la mudéjar) curiosos arcos de herradura de alternancia cromática en sus dovelas


Sin embargo, el estilo mudéjar llega a su culminación con la iglesia de San Lorenzo.


La articulación se hace más rica con nuevos motivos (arcos de herradura), frisos de ladrillos en esquina que marcan pisos, y por supuesto su espléndida torre de muros en talud.



A juicio de varios especialistas serán esta iglesia el origen de toda una larga descendencia de mudéjar en las tierras segovianas, palentinas y abulenses (Olmedo, Arévalo, Coca, Paredes de Nava, Madrigal de las Altas Torres...)



Cerramos nuestro rápido recorrido por este mudéjar con la Peregrina, ya de formas góticas (e influencia toledana) y que encierra la famosa virgen del mismo nombre, obra de La Roldana


No hay comentarios:

Publicar un comentario