miércoles, 28 de diciembre de 2011

LA IGLESIA DE SANTA CRUZ. SEVILLA


Es difícil encontrarse en una ciudad con tanta historia como Sevilla una obra tan unitaria, sin numerosos restos de épocas anteriores.
La explicación del hecho es muy sencilla. La iglesia fue realizada ex-novo en los siglos XVI y XVII tras la desaparición de la antigua iglesia de Santa Cruz (en la placeta actual, donde una vez fue enterrado Murillo)
Planteada por Sebastián de la Puerta tiene dos lugares espléndidos.


El primero es la fachada, en el que se logra unir unas formas pétreas de puro clasicismo con la arquitectura más castiza de blancos y alberos con una de las espadañas más espléndidas de toda la ciudad



En el interior encontramos las formulaciones del barroco más clasicista de fuertes y desnudos elementos estructuras entre los que destacan sus bellos pilares y una espléndida cúpula en el crucero.



El patrimonio de la iglesia cuenta con magníficos ejemplos de la mejor imaginería, como la Virgen con el Niño de Pedro Roldán en un retablo del inevitable Simón de Pineda.



Una talla de San Eloy atribuida a Juan de Mesa (aunque lamentablemente retallada en el siglo XVIII que dulcificó perfiles y dio una policromía a la moda, brillante y en tonos pastel)




La iglesia es la sede canónica de la Cofradía de Santa Cruz, con su famoso cristo Crucificado (de las Misericordias) sobre paso neogótico. La talla se atribuye tanto a Pedro Roldán como a Ruiz Gijón



Santa Cruz en el Baratillo, 2009


Santa Cruz en el Baratillo, 2009


No hay comentarios:

Publicar un comentario