sábado, 24 de noviembre de 2018

ánima mundi. Luis. Sinestesias musicales

Depeche Mode tenía un tacto untuoso, Culture Club siempre me supo a cerezas, aunque alguna vez estuvieran demasiado maduras.
ABC siempre tuvo el olor de un sábado por la mañana soleado, y Spandau Ballet eran tardes de gloria, con melancolía al fondo.
Culture Club siempre tuvo el sabor amarillo y violeta de los párpados maquillados de Boy George, y una alegría triste, como la que a veces me invadía en los atardeceres un poco fríos ya de final de verano, cuando el agua de las piscinas comenzaba enfriarse y el sol dolía menos sobre los hombros pero calentaba menos el corazón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)